Haz zoom con la rueda del ratón y cambia de pared usando los botones centrales, las flechas o la barra espaciadora.



Guardando datos
Nada de lo humano me es ajeno
Colegio Williams Mixcoac
Aut homo, aut nullus (ser hombre o ser nada) es el lema del Colegio Williams, que refleja la esencia humanista que durante más de 115 años, ha permeado el proyecto educativo de esta Institución centenaria. En sus aulas, no solo se enseñan ciencias exactas o disciplinas que enriquezcan la fortaleza física; se cultiva también la enseñanza y practica de las artes visuales a través del programa IB. Es a partir de este programa, que los alumnos que cursan el Diploma, realizan trabajos artísticos que demuestran la indagación, audacia, reflexión, equilibrio, mentalidad abierta, buena comunicación e integridad, que todo alumno internacional debe tener. Un perfil humanista y solidario. Los alumnos se preparan para una evaluación internacional exigente y rigurosa, que los acerca a un lenguaje artístico,que les ayuda a conocer a los demás y a sí mismos siendo compasivos, entendiendo y respetando las diferencias interculturales. Esta exposición refleja en parte el perfil de los alumnos, la investigación realizada por cada uno de ellos, demuestra un rigor interesante, que sustenta la parte interdisciplinaria de la creación artística. La premisa de Terencio: Nada de lo humano me es ajeno, refleja la indagación sobre diversos temas que los creadores realizaron con respecto de la condición humana. La concepción de la exposición se propone como un viaje, un viaje interno de reconocimiento del “hombre” sin género alguno. Las emociones, soledades, reconocimiento espiritual, búsqueda y encuentro del humano en su interior, crítico y compasivo, deviene en un encuentro del individuo con él otro en donde se refleja y se comprende. Esta comprensión y reconocimiento crea sociedades y necesidades de pertenencia. La creación de algo perdurable que refleje esta asociación, ha sido impulsora de todas las culturas, del arte mismo. La creación de edificaciones que fueron construidos como homenaje a la pertenencia de algo o alguien se demuestra en las obras de Taj Mahal y Pasado y presente, en la primera, el mito de la edificación trasciende generaciones, demostrando que el amor y la devoción rompen barreras temporales y espaciales. En Pasado y presente, el creador nos muestra la emblemática forma del Castillo, piedra angular de nuestra institución educativa, en donde el viaje que significo su periodo de instrucción académica, reconoció su pertenencia al colectivo estudiantil, al de la institución misma y abrazo su propia nacionalidad. En la obra Imágenes del futuro, el creador nos muestra otro ejemplo de trabajos maravillosos del ser humano. A partir de la revisión de la cultura egipcia y de los transportes marítimos, nos muestra que el viaje del hombre a través del tiempo en la búsqueda de mejores horizontes genera, objetos e ideas sorprendentes a beneficio de la colectividad. Es aquí donde recordamos que, en la búsqueda de mejores horizontes, nuestro fundador Camilo J. Williams viajo a México el país más bello del mundo a iniciar una aventura. Fundo nuestro Colegio, donde el lema se cumple día a día: si no logras cultivar tu humanidad por medio de la creatividad, la acción y el servicio, no eres nada.